Clínica de los Dres. Segura

Dr. Jorge Barros. Calle Narvaez 7. 1º DCHA. Metro Goya. Madrid. Teléfono: 914 314 882

Visitantes

contador de visitas

Medias de compresión, primera opción preventiva en varices

May 28, 2011 @ 5:08 pm
posted by Dr. Jorge Barros

Medias de compresión, primera opción preventiva en varices

Fuente: http://www.correofarmaceutico.com/2010/04/12/al-dia/entorno/medias-de-compresion-primera-opcion-preventiva-en-varices

Un estudio realizado por el Grupo de AF del COF de Madrid en siete farmacias analiza el uso de las medias de compresión. Concluye que deben considerarse la mejor opción preventiva de las complicaciones en insuficiencia venosa, pero siempre que se usen correctamente, ya que un 85 por ciento de las mujeres no lo hace bien. Por ello, han recopilado consejos básicos para mejorar el conocimiento de estos productos y su uso. En la imagen, las autoras del estudio: Miriam Martín, Rosa Rodríguez, Yolanda Izquierdo, Mª José Fernández, Fuencisla García, Marta González, Amaya Eiguren y Carmen Mijimolle.
La insuficiencia venosa es un trastorno ocasionado por una alteración en el sistemas de válvulas que tienen las venas que permite el retorno de la sangre de los pies al corazón. “Si las válvulas están ligeramente abiertas la sangre no retorna en sentido central y se produce un reflujo venoso que genera un aumento de la presión de la sangre, dando lugar a la aparición de venas más dilatadas y de una hipertensión del sistema venoso o más conocido como insuficiencia venosa”, explica a CF Gaudencio Espinosa, director de Cirugía Vascular de la Clínica Universidad de Navarra”.
Una de las primeras opciones para prevenir este trastorno es utilizar medias de compresión sobre todo en personas con profesiones en las que se está mucho tiempo de pie o sentado. Así concluye un trabajo realizado por uno de los grupos de atención farmacéutica del COF de Madrid. En el estudio, realizado en siete farmacias de Madrid con el objetivo de analizar el uso de las medias de compresión y determinar el perfil del paciente que las solicita, concluye que “las medias de compresión se deben considerar la mejor opción preventiva de las complicaciones en insuficiencia venosa”. Y añaden que su utilización, junto a flebotónicos, es la “mejor forma de aliviar los síntomas”.
La mayoría de los pacientes no usa bien las medias, lo que puede reducir su efecto terapéutico
Las autoras del estudio de investigación
USO INCORRECTO
Sin embargo, en el trabajo -llevado a cabo con ochenta pacientes- han visto que la mayoría de las personas que las usa, un 85 por ciento, no sabe utilizarlas correctamente”. Según la coordinadora, Rosa Rodríguez, uno de los errores más frecuentes es que no respetan la media hora que deben estar en posición horizontal antes de colocarlas. “Esto es importante, puesto que se evita que la sangre se acumule en los pies”.
“Otro error es pedir en la farmacia una media guiándose por la talla de las medias de lencería”. Carmen Mijimolle, vocal de Ortopedia del Consejo General de COF y del COF de Madrid y colaboradora en el estudio, insiste en que antes de dispensar estos productos es necesario medir el tobillo, por encima de la rodilla y el muslo del paciente (ver gráfico superior).No se olvida del tipo de compresión que ejerce la media: ligera (entre 18 y 21 milímetros de mercurio), media (entre 22 y 29) y fuerte (entre 30 y 40).
“Esta última sólo se puede dispensar bajo prescripción médica”, recuerda. La vocal nacional también advierte de que hay productos que se publicitan como “medias de descanso” y se venden fuera del canal sanitario que no tienen efecto terapéutico. “En una media de compresión la presión en el tobillo es del 100 por cien, en la rodilla, del 80 por ciento, y por encima, del 60 por ciento”. Pues bien, según Mijimolle, “en las medidas de descanso esta reducción progresiva no se respeta y, por tanto, no ejercen la función de una de compresión”.
Tanto Espinosa como Rodríguez, explican que existen otras medidas para prevenir la insuficiencia venosa. Así, mencionan la reducción del sobrepeso, pues provoca una sobrecarga adicional en las extremidades inferiores, y la realización de deporte. Sobre este punto, Espinosa hace una matización: “Hay que hacer ejercicios aeróbicos, no anaeróbicos, ya que los últimos provocan un aumento de la presión abdominal y torácica y dificultan el retorno venoso”.

PIERNAS MÁS DESCANSADAS
Otros consejos para favorecer la circulación de las extremidades inferiores, recogidos en los folletos elaborados por los farmacéuticos, es dormir con los pies ligeramente elevados (10-20 cm), sentarse apoyando el peso en la espalda y no cruzar las piernas, no permanecer mucho tiempo de pie parado, al ducharse terminar con agua fría y aplicarla en sentido ascendente y llevar zapatos con tacón de entre 3 y 5 cm.
Mujer de entre 30 y 40 años y que pasa muchas horas de pie, perfil del paciente con insuficiencia venosa
El grupo de población que más solicita en las farmacias medias de compresión para la insuficiencia venosa es el de las mujeres de entre 30 y 40 años, ya que debido a diferentes factores asociados a su propio sexo las hace más susceptibles de padecerla. Además, existen profesiones de riesgo (camareros, azafatas y dependientes, entre otros) con más riesgo de padecer problemas circulatorios en las extremidades inferiores. Este es el perfil del paciente con insuficiencia venosa descrito en un trabajo realizado por uno de los grupos de atención farmacéutica del COF de Madrid. “Como factor de riesgo asociado encontramos el uso de anticonceptivos orales, llevar una vida sedentaria y tener antecedentes familiares”, destaca a CF Rosa Rodríguez, coordinadora del grupo. Sobre la predisposición genética a padecer esta patología, Gaudencio Espinosa, director de Cirugía Vascular de la Clínica Universidad de Navarra, señala que en la actualidad “no se ha identificado un gen responsable, aunque sí hay un componente familiar importante”. Así, las personas con padres que tienen insuficiencia venosa tienen un 40 por ciento más de posibilidades de sufrirla también ellas. Un dato importante de la investigación es que un 47 por cierto de los solicitantes acudía a la botica sin una receta, “lo que demuestra la importante labor de educación del boticario”. Aunque no todos manifiestan los mismos síntomas (piernas cansadas, dolor, ardor o calambres), los expertos advierten de que si no se trata puede derivar en la aparición de úlceras, ya que la piel está sometida a tal presión que acaba rompiéndose.

Comments are closed.